El Padrino

Los juegos de mesa basados ​​en películas son cada vez más. Y este es uno de esos casos en los que la pasión de los autores por el título es evidente, y se nota. La trilogía de El Padrino se merecía su propio juego de mesa y aquí lo tenemos. ¡Vamos a verlo!

En El Padrino: el imperio Corleone, cada jugador dispone de un grupo de mafiosos en miniatura asombrosamente bien hechos. Estas son las distintas familias competidoras que intentan tomar posesión del imperio del Don, que está en declive por el delicado estado de salud de Don Vito.

El Padrino: el Imperio Corleone.

El Padrino: el Imperio de Corleone es un juego de mesa visualmente excelente, capaz de fascinar a cualquiera. Estamos hablando de un Eurogame con una mecánica de juego y reglas muy sencillas pero muy atractivas gracias a la fuerza temática del título.


La interacción entre los jugadores es muy fluida y el componente de la suerte, después de algunas partidas, aprenderemos que se puede calcular y manejar de forma que podamos llevar a cabo nuestros planes.
El resultado es que El Padrino, el Imperio Corleone, es un juego de mesa recomendado para la mayoría de personas, perfecto para iniciar incluso a aquellos que son un poco aficionados a los juegos de mesa. No podrán permanecer insensibles a la belleza de los materiales y dibujos.


La estrategia y la planificación en la mecánica serán claves para la victoria en este juego. Las reglas se comprenden fácilmente en pocos minutos. Y, como no podía ser de otra manera, la interacción entre jugadores acabará en masacres entre los secuaces que darán una satisfacción total, pero muy poco ética, a cualquier jugador.


El Padrino es un juego de mesa fascinante con reglas al alcance de cualquier persona. Es verdad que tiene un precio medio alto, pero está totalmente justificado por la alta calidad de los materiales.

el padrino juego

El Padrino: el Imperio Corleone. La jugabilidad.

En El Padrino: el Imperio Corleone nos sumergiremos en el papel de una familia mafiosa de los años 50 en Nueva York. El objetivo será crear un imperio basado en las actividades clandestinas de la ciudad de Nueva York. Las principales «actividades» a las que nos vamos a dedicar serán 4:

Alcohol – Dinero negro – Armas ilegales – Drogas

Las partidas, que duran unos 90 minutos, se juegan en cuatro actos que repasan los momentos clave de la trama de El Padrino. Cada acto actúa como una ronda en la que ubicaremos a los mafiosos en el tablero y lucharemos por el territorio, arrojando los cadáveres de nuestros enemigos al río Hudson. En cada turno, los jugadores realizarán una sola acción hasta que se terminen las miniaturas de los mafiosos.
Cada acto se divide en 5 fases, que marcan los posibles movimientos que el jugador podrá hacer por turno.

Apertura de una nueva actividad: en la que se agregan las tarjetas de actividades al tablero.

Asuntos familiares: es la fase de clave del juego, en la que los jugadores usarán a sus mafiosos y aliados para obtener los máximos beneficios de sus actividades  ilegales.

Guerras territoriales: en la trilogía El Padrino, controlar el territorio más grande de Nueva York era el objetivo de las distintas familias. Este juego no es una excepción y en esta fase las Familias se enfrentarán unas a otras, midiendo la influencia de cada uno en la ciudad.

Sobornos: Otro clásico de las películas de la mafia que podemos encontrar en este extraordinario juego de mesa. Y es que tener aliados en los Ministerios, en las Fuerzas del Orden o entre las diversas Familias es importante. Ya se sabe, no hay nada que un buen soborno no pueda comprar.

Homenaje al Don: esta es la forma que tenemos en el juego para terminar una ronda y preparar el campo para la siguiente.

Estas fases componen las distintas acciones que se pueden realizar durante cada partida y sirven de base para planificar tu estrategia. Una buena parte del tiempo de juego lo pasaremos planeando la estrategia para colocar nuestras miniaturas en el tablero de la ciudad de Nueva York.

Las miniaturas que podremos usar serán de dos tipos: gánsteres, que harán el trabajo sucio por nosotros, o los miembros de la familia que llevarán a cabo la ilícitas actividades que darán vida al juego en las calles de la ciudad de Nueva York.

Colocaremos a nuestros secuaces en distintas áreas del tablero para recaudar los ingresos de las actividades comerciales. Muchas de las tarjetas relacionadas con el negocio, se reparten al azar durante el juego, algo que siempre crea nuevas oportunidades de negocio durante el transcurso del juego. Iremos en busca de alcohol, armas, drogas y dinero negro. Conseguiremos trabajos durante el juego: misiones narrativas reales que requieren que gastemos parte de nuestros recursos. Sin embargo, a cambio, recibiremos cantidades ingentes de dinero que, como comprobaremos pronto, nunca serán suficiente para mantener nuestro gobierno sobre la ciudad de Nueva York.

fichas el padrino
Fichas pintadas a mano.

El Padrino: el Imperio de Corleone. Ronda de juego.

Para comprender el mecanismo del juego, vamos a repasar las distintas fases.

1- Apertura de una nueva actividad.

fichas el padrino 2
Fichas pintadas a mano.

3- Guerras territoriales.

Una vez finalizada la fase de Negocios Familiares, se les pide a los jugadores que analicen el estado del tablero para determinar el resultado de las Guerras Territoriales en cada uno de los Territorios, y quién obtiene el control (si es que alguien logra hacerlo).

En El Padrino, como siempre, quien controla los territorios controla la ciudad. Las guerras territoriales libradas por los familiares en toda la ciudad definen quién controla cada barrio, quién recibe tributo y quién adquiere el poder.

Comprender quién controla el territorio es muy simple; a partir del territorio 1 (Wall Street) y siguiendo el orden de los 2, 3, etc., los jugadores comparan la influencia que cada familia ejerce sobre el territorio en cuestión. Cada miniatura en el territorio o en una de los puestos adyacentes al territorio ejerce influencia en ese territorio. Los jugadores suma la influencia de todas las fichas que pertenecen a la misma familia y que ejercen su influencia en ese territorio para determinar quién tiene la mayor influencia.

Cuando un jugador controla un territorio, todas las actividades dentro de él deben rendir homenaje al jugador de vez en cuando. Si un jugador oponente usa un gánster o la habilidad de una carta para cobrar la recaudación en un negocio tapadera, el jugador que controla el territorio también puede usar los mismos los recursos ofrecidos por ese negocio tapadera.

4- Sobornos.

En esta fase, los jugadores pueden ofrecer dinero de sus maletines para tratar de añadir a sus recursos una de las cartas de aliado colocadas boca arriba a lo largo del borde inferior del tablero. El jugador que ofrece más tiene el derecho de elegir primero, seguido de los demás. Como las cartas de aliado disponibles son una menos que la cantidad de jugadores, el jugador que ofrezca menos dinero cartas no recibe ninguna carta de aliado.

Fichas pintadas a mano.

5- Homenaje al Don.

Este es un mecanismo del juego muy inteligente para equilibrar las posiciones al comienzo de la siguiente ronda. De hecho, permitirá mantener equilibrado el juego con el paso del tiempo, garantizando el máximo suspense para todos los jugadores hasta el último momento del juego. Cuando el número de cartas en la mano de cada jugador es igual o menor que el límite de la mano que se está jugando, el acto finaliza. Y si es el Acto IV, el juego se da por terminado y los jugadores deben contar sus recursos para determinar quién es el ganador.

 

6- Interludio.

Al final de cada acto, prepararemos la ciudad de Nueva York para la siguiente fase a través de unos pocos pasos:

Todas las miniaturas del tablero se eliminan. Familiares y gánsteres regresan a la reserva de sus respectivas familias. La miniatura de Don Corleone se reserva para el próximo acto.
Se añadirán las miniaturas correspondientes a los siguientes Actos (el Asesor de tu Familia en el Acto II o el Heredero de tu Familia en el Acto IV).
Finalmente, las cajas de Obras se repondrán y las tarjetas de aliado restantes se eliminarán.

7- Fin de la partida.

Una vez que finaliza el Acto IV, el juego termina y ha llegado el momento de averiguar que Familia ha logrado acumular más dinero. Durante la fase de Homenaje al Don en el Acto IV, los jugadores tenían derecho a tener solo 2 cartas en su mano. A diferencia de las otras rondas, los jugadores ahora colocan sus cartas de mano dentro de sus maletines, siempre que sean cartas de dinero. Cualquier otro tipo de carta en mano debe ser descartada.

Los jugadores finalmente abrirán sus maletines enseñando todas las cartas, y descubriremos al ganador.

El Padrino: el Imperio de Corleone. Un juego de película.

Es cierto que El Padrino: el Imperio Corleone es un juego de mesa con un diseño profundamente temático y aunque está absolutamente bien hecho, también es cierto que los vínculos con la película homónima se ven limitados de alguna manera.
No podremos jugar con personajes concretos de la película, ni protagonizaremos las mismas escenas. La ambientación simplemente proporciona un escenario para que los jugadores creen su propia identidad durante el juego.

¿Es un defecto? No, en absoluto. El hecho de haber diferenciado el juego de mesa de los eventos del clásico cinematográfico, abre la puerta una mayor imprevisibilidad, lo que hace que el juego sea muy agradable incluso después de muchas partidas con los mismos compañeros de juego.

Conclusión.

Dos aspectos hacen que este juego sea verdaderamente único en comparación con otros con una mecánica similar.

El primero es la estrategia como elemento primordial para el control del territorio. Además de explotar los espacios para los recursos, es esencial planificar la conquista del territorio para controlar la ciudad. El jugador con la mayor cantidad de miniaturas en un territorio al final de un acto obtiene un marcador de control. Esto añade una dimensión completamente nueva a la estrategia, ya que se enfrenta la ganancia económica contra el control territorial. Cualquier persona que posea el último marcador de control colocado en cada sección del territorio, recibe beneficios especiales cuando los secuaces recogen los beneficios de los negocios en ese área. Esto resulta verdaderamente gratificante y es una representación fiel del poder que otorga gobernar una organización criminal.

La importancia de tener un territorio lo más amplio posible, es un factor clave en la mecánica del juego. De hecho, el jugador con la mayoría de los marcadores de control en cada área recibe un bono de $ 5 (que puede parecer poco, pero en realidad es un premio importante, ya que estamos en la década de 1950).

Esta mecánica es totalmente compatible con el sistema de «trabajos». Muchos de los trabajos que habremos completado nos permitirán eliminar a los gánsteres enemigos. El carácter de la mafia se manifiesta por el gesto que realizaremos cuando nos deshagamos de ellos: tendremos que tirar las fichas de los gánsteres en el tablero en el río Hudson, liberando así los espacios que ocupaban. Todo esto nos ofrece un grado de interacción directa y brutal que no suele aparecer en la mayoría de los juegos de mesa. El Padrino: el Imperio Corleone es un juego despiadado pero absolutamente imprescindible en tu colección.

El segundo componente clave es el sistema de victoria. El ganador del juego será la Familia que haya acumulado más dinero. La novedad es que, para ganar, no será suficiente con poner el dinero en el maletín. Deberemos realizar intercambios y tratos, que al final del juego se convertirán en beneficios en forma de dinero que pondrán la victoria a nuestro alcance. Las reglas de juego son bastante simples en la práctica y no son un lastre para el jugador. Esto resulta en una mayor inmersión durante el juego y un suspense superadictivo sobre quién se hará con la victoria final del juego.

El Padrino es un juego de mesa muy adictivo, con un entorno único, una mecánica muy bien pensada y con unas reglas aptas para todos. No puede faltar en tu colección y además es el regalo ideal para ese amigo fanático de la película. Tanto para ti como para regalar, este El Padrino: el Imperio Corleone, es un acierto seguro. ¡No te lo pierdas!

Contacto © juegodemesa.info - 2019 Legal